Hola a tod@s!! Ya ha pasado una semana así que tocaba publicar la siguiente historia. Esta vez la historia de Sandra, conocida en Instagram como @sandyeve2 .

Admiro mucho a todas las personas que corren o que dedican cierto tiempo al día a practicar deporte, pero sobre todo a las mamás (a los papás también pero a ellas más aun). Me parece increíble los malabares que hacen para tenerlo todo en orden y sacar no sólo tiempo, sino ganas para salir a hacer deporte.

Sandra es una mamá todo terreno a la que conozco a través de Instagram. Cuando vi una de sus fotos no dudé en pedirle que me contara su historia porque puede ayudar a muchas mamás que estén en su misma situación. Así que os dejo con ella os aseguro que os va a flipar.

“Gracias Rebeca por pensar en mi y en mi historia para que pueda servir de motivación a otras mujeres.
Soy Sandra, tengo 38 años, un marido, 2 hijas y una perra.

Y esta es mi historia.

Siempre me ha gustado el deporte pero cuando dejé el instituto dejé de practicarlo. Con 25 años tuve a mi primera hija y engordé 20 kilos! Me quedé muy gordita y me puse a dieta, y sólo así logré volver a mi peso.

A los 30 años debido al estrés me diagnosticaron un hipertiroidismo brutal. Esto hizo que en unas semanas perdiera 10 kilos comiendo el triple ya que mi metabolismo iba a 300%.

Entré a quirófano a vida o muerte por otras complicaciones y pensando que me dejarían sin voz y me tendrían que volver a enseñar a hablar… Cuando desperté vi que estaba viva y sólo con eso me bastaba.

Aquellas horas en la UVI hicieron que pensara en lo realmente importante en esta vida… En que a veces nos cabreamos por tonterías, en que le damos demasiada importancia a cosas que no la tienen. Y sobre todo en que lo que de verdad importa es tu bienestar.

Después de aquello me dejaron secuelas de por vida. Soy hipotiroidea y me dejaron sin glándulas de calcio, eso quiere decir que me medicaré de por vida.

A los 34 me quedé embarazada de mi segunda hija, y con aquello gané otros 20kg. Como ya no tenia tiempo de ir al gym, mi marido me inició en el mundo del running. Ahí empezó todo lo bueno que me ha pasado desde entonces.

Empecé a salir los domingos a las 7 de la mañana antes de que se despertaran mis hijas. Salía en ayunas porque no podía perder tiempo en desayunar ( ya se que no es lo más apropiado pero el tiempo era oro ). Y volvía para cuando su padre les estaba dando el desayuno. Así él se podía ir a correr mientras nosotras nos arreglábamos ( tenemos que hacer turnos con las niñas para salir a correr cada uno por su lado).

Después me apunte al NRC de Barcelona, un club de running gratuito al que iba un dia a la semana, por la tarde/ noche y en el que conocí a mucha gente magnifica. Tenia que hacer peripecias para poder ir… Dejarme las cenas de todos, las fiambreras, las ropas de mis hijas listas, etc porque venia a las 10,30 de la noche.

Pero valía la pena. Dejé de tener celulitis, mis piernas empezaron a moldearse, empecé a comer mejor para rendir mejor corriendo y así a entré en una vida saludable que me proporcionaba mucho bienestar.

Y más que verme bien físicamente, fue mentalmente… Ver como yo, una mamá cualquiera conseguía cruzar el arco de meta de muchas cursas, era capaz de hacer una spartan race… El subidón no te lo paga ni todo el oro del mundo.

Pero todo esto lo he conseguido con mucho esfuerzo… Sí… Porque yo me levanto a las 4.45 de la madrugada para ir a trabajar. Vengo al mediodía y: recojo la casa, me voy a por mi pequeña al cole, la llevo al parque, voy a la compra, cocino, la ducho y después agotada, me voy a correr.

La cuestión es organizarse. Es saber hacer la comida mientras pasas el polvo y pones la lavadora… Porque querer es poder…

Y al final he conseguido propios retos que me he ido marcando.
Media maratón
Mi primer trail
Unas snow running
Spartan race Barcelona

A día de hoy sigo una dieta saludable, y entreno 5 días a la semana 1 hora cada día.

Ojalá mi relato sirva para muchas mujeres que como yo son madres y tienen alguna limitación de salud. Ojalá sirva para que piensen que hay que ser fuertes, valientes y decididas y que hagan lo que realmente quieren hacer… UN CAMBIO DE VIDA.

Tener hábitos saludables, comer bien y hacer deporte te cambia no sólo el físico, sino la vida…

Y piensa que si tú estas bien, los demás también lo estarán.”

¿Qué os ha parecido? A mí Sandra me dejó muy sorprendida y me hizo pensar en lo debilucha que he sido muchos días en los que por simple pereza o cansancio (injustificado) no he salido a entrenar.

Espero que os haya gustado y ya sabéis que podéis seguirla en Instagram como @sandyeve2.

La semana que viene vuelvo con la siguiente historia!!

Un abrazo

advert-image