A veces las cosas no salen como uno espera, salen mejor!! Con toda la alegría de mi corazón puedo contaros que he cumplido otro de mis objetivos en el Medio Maratón Murcia.

Cuando conseguí bajar de 5 min/km en un 10k, (os lo cuento todo aquí) me propuse bajar mi tiempo en el medio maratón que era de 2h. Para ello escogí el Medio Maratón Murcia. En un primer momento me propuse hacer un tiempo que conforme fui entrenando vi que era un objetivo muy fácil de cumplir. Después llegó la media de Orihuela y volví a sorprenderme con un estado de forma bastante bueno y con el que todavía me quedaba margen para restarle unos minutos al crono. Por tanto, a un mes justo de mi objetivo, el Medio Maratón Murcia, me propuse intentar correrla a 5,10 min/km. Yo quería ver 1h50 minutos en el crono, y ese ritmo me daba algo de margen porque siempre me salen metros de más.

Durante esas 4 semanas pasó por mi cabeza de todo. Bueno, rendirme no, pero fueron unas semanas de bajón. Tuve una mala experiencia en la carrera “ Base Aérea de Alcantarilla”. Fueron 14km en los que los que me seguís sabéis ya que no supe regularme. No es una distancia familiar para mí y por pasarme de rápida al principio después lo pagué. Y lo reconozco, fue un error y no pongo excusas como que no había descansado la noche de antes, o que estaba resfriada, o que me dolía la uña del pie jaja. Fue MI ERROR y no pasa nada, porque TODOS NOS PODEMOS EQUIVOCAR.

Además de que esa mala carrera me hizo tener dudas, estuve una semana algo malita. Empezaba a cambiar el tiempo y me sentía muy cansada y con pocas fuerzas. Ni si quiera los entrenamientos me salían todo lo bien que debían. Las series me salían justas, en las tiradas sufría, me cansaba… Y a una semana de la carrera comenzaron de nuevo las buenas sensaciones.

Me apunté a una carrera de 10k con subidas para tantearme y recuperar sensaciones, y me fue bastante bien. Mejoré mi tiempo en las series y llegué con moral el día de la carrera, algo imprescindible al menos para mí.

El día de la carrera me puse nerviosa como hacía tiempo no me ponía. Tanto que le dije a Tomás: no puedo ponerme así! He hecho muchas medias y si estoy así ahora, cuando corra el maratón por primera vez qué? No quiero el apretón runner, tengo que relajarme jajaja.

Ya en la línea de salida me encontré con mi amiga Francis y se dio el pistoletazo de salida. El tiempo parecía que estaba perdonando porque los días antes había hecho muchísimo calor y  ahora estaba nublado, pero las apariencias engañan.

Era el km 3 y yo ya estaba con unas gotas de sudor y una sed horribles. Eran los primeros días de mucho calor y el cuerpo todavía no está acostumbrado.

En el km 5 y algo nos dieron agua y fui muy bien hasta que en el km 8 empecé a notar rachas de viento. Desde que empecé la carrera me sentía con fuerzas para ir más rápido de lo que iba y sabía que podía resistir. Pero cuando empecé a notar el viento fui prudente, porque sabía que cuando volviera a pasar por ahí durante los últimos kilómetros iba a necesitar mucha fuerza sobre todo mental para resistir el viento y no derrumbarme.

Cuesta mucho. Cuesta sentir que tienes mecha para ir más rápida y tener que controlarte. Las medias son así. Ese es el truco para salir airoso. Reservar y reservar. Y cuando te queden 3km si sigues teniendo fuerzas entonces, APRIETAS! Si no lo haces así, la acabas pagando, y lo digo porque en el Medio Maratón Murcia del año pasado lo viví en mis carnes.

A pesar de que en el km 10 me tomé un gel junto con el agua del avituallamiento, al comienzo de la segunda vuelta noté algo de bajón. Empezaban a venirme pensamientos negativos y justo vi que un corredor me saludaba. Era Jordi. Mi instafriend (@Jordi_ml) con el que ya he coincidido en alguna carrera. Eso me desvió de mis malos pensamientos. Pensé en cómo le estaría yendo, y en qué habría pensado al verme porque me había visto en mi peor momento! jaja.

Seguido de eso me volví a encontrar con Francis. Ella sólo había corrido unos km a modo de entrenamiento y se unió a mí para acompañarme algún kilómetro más. A mí me vino muy bien porque durante un par de km estuve entretenida con ella. Subí el falso llano de Gran Vía tomándome otro gel para coger algo de fuerzas para el final, pero sólo pude con la mitad, no me apetecía más. Por fin llegué a los últimos 3 kilómetros. Sabía que esa parte se hace eterna. Añaden un tramo que en la primera vuelta no haces y eso psicológicamente ya fastidia un poco jajaja. Si a eso le sumas la fatiga y el viento en contra… Hasta luego Mari Carmen!!!! Suerte que como os he dicho antes, reservé fuerzas para ese momento y cómo lo agradecí!!!

Intenté entretenerme con algo porque ya notaba fatiga. Delante de mí había una chica que iba aminorando el ritmo así que me centré en no bajar yo el mío y así poder alcanzarla. Y así fue. Y una vez que yo la adelanté, una chica hizo lo mismo conmigo jajajaja y me adelantó. Ella iba más sobrada que yo así que lo que hice fue tenerla de liebre y de referencia.

Además, me puse el pulsómetro en la pantalla donde me aparece el tiempo total que llevo corriendo. Hice cálculos e iba muy muy justa para llegar a la hora cincuenta que me había marcado. Por tanto, no podía bajar el ritmo, tenía que correr rápido sí o sí.

Últimos metros, sabía que al girar la calle me encontraba con una recta de aproximadamente 500m donde ya se veían varios arcos y la gente animando. Era el momento de apretar y hacer mi último sprint. De gastar todas mis fuerzas. Veía el crono e iba con segundos a mi favor. Iba a cumplir mi objetivo de entrar dentro de 1h.50 minutos y finalmente así fue. Justo antes de entrar en meta estaban mis amigas animando y mis compañeros del #metodowin esperándome y animándome. Qué alegría me dio verlos a todos sonriéndome. Cuántas sensaciones bonitas!!

 

Crucé el arco de meta y me sentí súper feliz. Pensé en Tomás, en lo contento que estaría. Luego me dijo que al no verme en la primera vuelta y con el tiempo que estaba haciendo, pensó que era muy difícil que lo consiguiera. A lo que yo le contesté: Hombre de poca fe!!! Jajajaja.

Había superado mi reto. Había bajado 14 minutos al tiempo del año pasado. Y había hecho mejor marca personal en una carrera que a casi todo el mundo le pareció dura y a casi todos les había salido más lenta. Había luchado contra el viento y le había ganado la batalla. ¿Cómo no iba a sentirme feliz?

No me voy a cansar de decirlo, la sensación de superación que me da esto, no me la da nada.

Y nada chic@s, no sé cuál es mi próximo reto, a corto plazo, pero cuando lo sepa os lo comunicaré, eso seguro.

¿Y vosotros qué retos tenéis en mente? Contádmelo en los comentarios.

Un besazo a todos y muchas gracias por estar ahí.

Rebeca.

advert-image